Explorando Nuevas Vías de Tratamiento para la Fibromialgia: Las Técnicas de Neuromodulación

Explorando Nuevas Vías de Tratamiento para la Fibromialgia: Las Técnicas de Neuromodulación

Fibromialgia

La fibromialgia es un problema de salud crónica caracterizado por dolor musculoesquelético difuso, cansancio, problemas de sueño y otros síntomas que pueden afectar muy gravemente a la calidad de vida de quienes la padecen. Si bien su manejo es actualmente complejo y multidisciplinario, con un enfoque en el manejo y control de los síntomas a través del tratamiento médico farmacológico, psicoterapéutico, de rehabilitación y fisioterapia, recientes avances en neurociencia han abierto nuevas perspectivas de tratamiento. Entre estas innovaciones, destacan las técnicas de neuromodulación, como la Estimulación Magnética Transcraneal (TMS) y la Estimulación Transcraneal de Corriente Directa (TDCS), que han generado un creciente interés en el ámbito médico.

Neuromodulación para fibromialgia

La TMS y la tDCS son formas de estimulación cerebral no invasivas que buscan modular la actividad neuronal en regiones específicas del cerebro que se consideran pueden estar implicadas en este problema, con el fin de aliviar el dolor y otros síntomas asociados con la fibromialgia. La TMS utiliza campos magnéticos para inducir corrientes eléctricas en áreas específicas del cerebro, mientras que la ETCC aplica corriente eléctrica directa a través de electrodos colocados en el cuero cabelludo.

Investigaciones recientes han arrojado luz sobre el potencial terapéutico de estas técnicas en el contexto de la fibromialgia. Entre la evidencia científica actual un estudio publicado en en 2023 encontró que la TMS aplicada sobre la corteza prefrontal dorsolateral redujo significativamente la intensidad del dolor en pacientes con fibromialgia, tanto de forma aguda como crónica. Otro estudio, publicado en 2022, evaluó los efectos de la ETCC en la corteza motora primaria y encontró una disminución significativa en la percepción del dolor en pacientes con fibromialgia.

Estos hallazgos son prometedores, ya que sugieren que la neuromodulación podría ofrecer una alternativa efectiva para el manejo del dolor en la fibromialgia, especialmente para aquellos pacientes que no responden adecuadamente a los tratamientos convencionales, ya sea en sustitución o en complemento a estos tratamientos. Considerándolo también una buena alternativa para aquellas personas que tienen dificultad tolerando los tratamientos farmacológicos o la preferencia personal por no utilizarlos. 

Además de la mejoría del dolor, las técnicas de neuromodulación también podrían tener efectos beneficiosos sobre otros síntomas asociados con la fibromialgia, como la fatiga, los problemas de atención y la depresión. Al modular la actividad cerebral, estas técnicas pueden ayudar a restaurar el equilibrio neuroquímico y mejorar la función cognitiva y emocional en pacientes con fibromialgia.

Adicionalmente son modalidades de tratamiento que se han encontrado fáciles de tolerar ya que producen pocas molestias y seguros ya que son muy escasos los efectos adversos graves que se llegan a reportar.

Finalmente para concluir, es muy importante tomar en cuenta que se trata de un problema de salud complejo y que hasta el momento lo óptimo es recibir una valoración adecuada y completa para determinar el mejor tratamiento, uno que sea específico para cada persona. No dejar de hacer notar que generalmente el tratamiento multidisciplinario es aquel que brinda los mejores resultados en la mejoría de la calidad de vida. 

Autoría: Juan Pablo Galíndez